El cartero del mar

El cartero del mar es la primera novela de la escritora Lydia Tapiero Eljarrat, un libro que nos descubre un don e intenta compartir certezas y vivencias. Una novela basada en hechos reales y con una protagonista que nos guía durante su camino.

Pero mejor que nosotros, va a ser la propia Lydia la que nos cuente a partir de esta entrevista más cosas de su libro y de ella misma. Además, Lydia nos deja un regalo para sortear con todos los que nos leéis, ¿quieres saber más?

Lydia, en primer lugar darte las gracias por contar con nosotros y dejarnos conocer de primera mano “El cartero del mar”. Tu primer libro. Hay muchos escritores que dicen que sus libros son como un hijo, ¿es ya un miembro más en la familia este “pequeñin”?El cartero del mar
Gracias a vosotros, es un placer compartir mi experiencia.
Desde el momento en que un escritor le da forma a las palabras, estas pasan a ser realidad, una realidad que vas moldeando y mimando durante todo el proceso de escritura. Los personajes viven contigo el día a día, te los imaginas, les das nombre, personalidad, te ríes y lloras con ellos. Son totalmente reales y la mayor satisfacción después de haberlos creado, es que vivan en otras personas a través de la lectura y que dejen su huella.

Más que un niño, lo definiría como una extensión de mi misma.

Vemos en tu biografía que has participado en varias publicaciones: Fuego interior, Lo que no me atreví a contarte, Deshauciados, FahrenheitXXI No 1… ¿Desde cuándo nace en ti esa necesidad de contar historias?
A parte de estas colaboraciones, escribí otra novela titulada, temporalmente, ‘El mundo de al lado’, con ella fue cuando empecé a escribir. Pasó de pronto, cuando soñé una noche del año 2003 que mi alma salía del cuerpo, fue tanta la impresión que me causó ese sueño, que sentí la necesidad de expresarlo de alguna manera y desde entonces que no he dejado de escribir. La explicación más larga y menos ortodoxa es que un escritor frustrado vive conmigo desde entonces.

Como escritora, ¿tú eres de las que empieza con el título y ya escribe o te dejas guiar por lo ya contado para elegir el título?
Es cierto que algunos de mis relatos han comenzado por el título, depende de muchos factores, muchos de ellos empiezan con un cosquilleo en la barriga que me indican que tengo que escribir. Me dejo guiar y voy descubriendo el relato al mismo tiempo que escribo, es como si el subconsciente me contara.
Mi primera novela, pendiente de corrección, es todo ficción, e iba escribiendo según se me iban ocurriendo las escenas, las acciones. Creatividad total y muy divertida. El título aún no lo tengo. En ‘El Cartero del Mar’, el proceso fue totalmente diferente, ya que está basado en un hecho real. Lo primero en este caso es recopilar información y solo después viene el proceso creativo. El título definitivo llegó cuando terminé la novela.
El libro habla de las vivencias de una persona con un don que es capaz de tocar el alma, ¿porqué elegiste esta historia?

La historia me eligió a mi.

Por una de esas casualidades que no existen, estaba por empezar una nueva novela, cuando mi hermana visitó a Stella para hacerse las flores de Bach y esta le comentó que quería que escribieran su historia. A mí me fascinó la idea de meterme en la vida de una espiritista.

¿Nos cuentas de que trata “El cartero del mar”?
En la novela vamos a contar la historia de una espiritista, Stella, y de la escritora que va a escribir su vida.
Para entender esta historia tenemos que remontarnos a la infancia de Stella, porque nadie nace siendo espiritista, tampoco ella, así que la acompañaremos a través del tiempo para vivir su transformación y viajaremos hasta la época de Franco. Aquí descubriremos a una niña pequeña, con un Don especial que le hace sentir diferente, y que no entiende.
He dudado si traeros un párrafo donde Stella se encuentra por primera vez con el espíritu de su abuela, o mostraros su gran sensibilidad. He elegido esta última porque se muestra perfectamente a una niña dulce y solitaria. Aquí Stella tiene solo 6 años:

“Miré hacia la Araucaria, que siempre me había parecido un gigante, y ese gigante hoy me llamaba. Me acerqué atraída por la energía que manaba de él, le acaricié el tronco y sentí en los dedos un líquido amarillento, tibio y viscoso. No quise apartar la mano y seguí acariciándole. Le miré apenada. La resina fluía en él como un pequeño río. ‘¿Por qué lloras? Le pregunté. ‘No llores, no estás solo’. Pegué la cara a su tronco y le abracé intentando inútilmente ser la fuerte de los dos.”

Stella pasa de una niñez solitaria a una adolescencia rebelde donde conoce a su primer amor.
Además de esta preciosa historia de amor, Stella vive su época hippy, y participa de los encuentros clandestinos contra el régimen. Después de un tiempo abandona a su novio, los estudios. A partir de ahí las decisiones erróneas se empiezan a acumular.
Va renunciando a su felicidad, sin darse cuenta busca su propia autodestrucción con el fin de castigar a su padre por esa niñez de educación severa y mala relación con su madre.
En su madurez, siguen los intentos por seguir adelante y los continuos fracasos que la recuerdan que este no es su camino. No solo fracasa en los trabajos, sino que todos sus encuentros amorosos vienen acompañados con una fecha de caducidad, sin embargo con cada una de ellas aprende algo.
Tras la traumática muerte de su padre, Stella ya es una mujer madura, que ha vivido grandes cambios y desgracias.
Por fin empieza a prestar atención a las casualidades que le harán cambiar su rumbo.
A lo largo de su vida se encuentra con personas muy espirituales y muy significativas en su vida que le ayudan a entender su Don y a utilizarlo.
Una persona imprescindible en este cambio fue Teresa, después de un accidentado comienzo, se forjará entre ellas un verdadero vínculo. Para Stella ella será ‘Su madre espiritual’.
El comienzo de Stella, fue poco alentador.

“—Hoy tú vas a echarme las cartas —Teresa le extendió la baraja.
—Sabes que no sé —protestó Stella mientras la cogía.
—Escucha tu intuición —se quedó mirando las manos de Stella hasta que empezó a barajar, sus movimientos eran torpes pero se esforzó por imitar lo que tantas veces la había visto hacer. Puso boca arriba las tres primeras cartas, formando tres montones. Miró a Teresa para que la ayudara a interpretarlas, pero esta le hizo un gesto con la mano para que continuara repartiendo. Así siguieron hasta que colocó todas las cartas sobre la mesa y esperó a que su mentora empezara su clase magistral de Tarot.
—Por hoy es suficiente —Teresa la miró satisfecha y recogió las cartas tras la cara de incredulidad de su amiga.
— ¿Qué he hecho?
—Hemos empezado a limpiar tu ego.”

Este Don que Stella se empecinó en ignorar durante tanto tiempo y que ahora estaba empezando a descubrir, le daría con los años el mayor regalo de su vida.

A medida que se cuenta la historia de Stella, la narradora con su cotidiana y rutinaria vida, vive su propia transformación, le van sucediendo cosas que le hacen replantearse la existencia de las almas y su vida empieza a cambiar, también su forma de pensar. Dejará de ver los límites, para ver las posibilidades.

Lydia Tapiero EljarratAquí también conoceremos a la familia de la escritora, personajes muy entrañables y muy del día a día, en los que nos reconoceremos a nosotros mismos.
Uno de estos personajes, es la hermana de la escritora, que entra dando un toque de frescura a la novela. Es como un remolino de viento, cada vez que aparece nada queda en su sitio. Y aunque pueda parecer una contradicción, la hermana de la escritora es un ejemplo de equilibrio. Es una persona que no se traiciona, que vive lo que es y se respeta a sí misma, es una persona feliz. Creo que no les será indiferente a ningún lector.

Esta novela también pretende recoger momentos históricos y aprender de ellos:
-Como la época vivida en tiempos de Franco.
-Descubriremos la Hungría de los años 70 en un viaje que haremos con Stella y su entonces marido (1947 y 1989 Hungría estuvo regida por un gobierno comunista; Desde 1989 Hungría es una república parlamentaria democrática).
-En manos de la escritora conoceremos también la época de los Guanches y recogeremos costumbres y leyendas de la época. Por ejemplo la leyenda del Teide:

“Infierno era el significado de Echeyde, el volcán sagrado de los aborígenes guanches donde vivía Guayata, el demonio del mal. Cuenta la leyenda que este secuestró a Magec, el dios de la Luz y el Sol, sumiendo al mundo en la oscuridad. Los guanches pidieron clemencia al dios supremo, Achaman, que respondió a sus ruegos. Después de una batalla encarnizada, logró rescatar a Magec de las entrañas del volcán, devolviendo la luz y sellando el volcán con un tapón de color blanquecino, el llamado Pan de Azúcar.”

¿Cómo ha cambiado tu forma de ver la vida después de esta novela?
Me ha cambiado de una manera radical. He aprendido a ver la vida de una forma optimista, de entender que todo es posible si te lo propones de verdad. Y eso es lo que intento transmitir en la novela, a través de la experiencia de Stella y de la escritora.
Este libro no acaba con el último capítulo. Es el comienzo de una reflexión.

¿Qué les dirías a las personas que dan como “tabu” los temas de los que tratas en el libro?
Puedes verlo tabú solo si desconoces el tema.
Os pongo el ejemplo de una de mis lectoras. Cuando comenzó a leer la novela, me comentó que todo lo que tenía que ver con espíritus le impresionaba mucho, así que solo estaba leyendo el libro durante el día.
Cuando terminó de leerlo, me dijo que en vez de asustarle, le dio tranquilidad.
Después de unas semanas me la encontré otra vez y seguía dándole vueltas a la novela y me dijo: ‘Lydia tu novela no es solo una bonita historia, es todo una doctrina, una forma de vida.’

Sabemos que además de escribir, estas trabajando y llevas adelante una familia, ¿qué opinas de la conciliación familiar con el trabajo? Y lo más importante, ¿cómo te las arreglas para sacar tiempo para todo?
La conciliación familiar es una maravilla, porque te da tiempo para dedicarte a la familia y a la casa, otra cosa es tener tiempo para escribir. Yo desde luego no puedo escribir a diario, cosa que me gustaría. Tengo que ir encontrando los huecos, a veces será una tarde, a veces por la noche, el fin de semana. La novela tardé en escribirla cuatro años, pero fueron cuatro años maravillosos.

Lydia gracias por dedicarnos este tiempo y contarnos tu historia.

Para participar en el sorteo del libro “El cartero del mar” hay que seguir los pasos que os indicamos en nuestra página de Facebook. ¡Mucha suerte a todos! Tenéis hasta el miércoles (27/04/16) para participar!!!

¡Feliz día del libro!

Te dejamos un enlace donde puedes comprar el libro El cartero del mar

Comparte con todos tus seguidores...Share on Facebook
Facebook
7Tweet about this on Twitter
Twitter

Comentarios recientes

Deja un comentario